DIRECCIÓN DE LA OBRA Y CONSTRUCCIÓN. GUÍA DE LA CONSTRUCCIÓN III

Ya tenemos la licencia de obra para construir.  La cual, hemos obtenido presentado en el correspondiente Ayuntamiento el proyecto que queremos ejecutar.

Es el momento de pedir presupuestos a constructoras. Les recordamos, que en uno de nuestros apartados ya dábamos una serie de consejos al respecto:

“Si realmente quiere saber cuánto será el coste de construcción de la vivienda que quiere  construir, ampliar y/o reformar, no pida presupuesto a priori a una constructora. Consulte primero con la parte técnica, un arquitecto que esté en activo, ya que éste, dispone de un amplio abanico de presupuestos de toda índole, de multitud de constructoras, realizando comparativas de trabajos según su experiencia con ellas. Esto evitará sorpresas en la ejecución, las cuales pueden derivarse en aumento del coste estimado del presupuesto del que usted partía en un principio.”

La dirección de la obra es totalmente independiente al proyecto y es realizada siempre controlando la exhaustiva interpretación de los planos y la documentación técnica que se aporta en el proyecto, por el cual se obtuvo licencia de obra.

El arquitecto, como director de la obra en materia, es el agente que, formando parte de la dirección facultativa, dirige el desarrollo de la obra en los aspectos técnicos, de conformidad con el proyecto, la licencia de edificación y demás autorizaciones preceptivas para llegar a buen fin de la ejecución.

RESPONSABILIDADES Y OBLIGACIONES

El PROMOTOR debe notificar al arquitectola fecha de comienzo de las obras. Dicho día de comienzo, será la primera anotación que se refleje en el libro de órdenes,  que debe estar presente en toda obra mayor. Además debe siempre avisar para cualquier paralización y reanudación que se prevé con antelación suficiente. Digamos que éste imprescindible libro de órdenes de la ejecución, es como el cuaderno de bitácoras de un capitán de un barco.

Cualquier posible modificación del proyecto durante la ejecución, debe ser planteada previamente al director de la obra, para su correcta resolución. Ya que muchas variaciones pueden implicar alteraciones sustanciales en otros aspectos como por ejemplo, en la estructura calculada, instalaciones o canalizaciones…etc.

El CONTRATISTA debe tener a pie de obra y en todo momento una copia de proyecto completo que le permita planificar y coordinar los trabajos con anterioridad. Se hace indispensable encontrar un buen profesional de la construcción, que pueda interpretar y traspasar a la realidad, el lenguaje simbólico de líneas, dibujos y números, con que se han expresado los planos del proyecto. Debe acreditar que dispone de medios técnicos y humanos adecuados y en regla. El arquitecto y el promotor, debe estar informado de cualquier subcontrata que el constructor tenga planeado efectuar.

En definitiva, la construcción requiere planificación y compresión plena de planos, del diseño conceptual básico, de detalles, de sistemas constructivos y de las especificaciones para poder llegar a buen fin con la ejecución. Es por ello, que el promotor debe asegurarse de elegir a  un buen arquitecto capaz de resolver en la ejecución y que actúe además como asesor principal del promotor, así como responder eficientemente a cualquier cambio o imprevisto que pueda acaecer.

LA FIGURA DEL APAREJADOR

El aparejador, arquitecto técnico o ingeniero de la edificación se encarga de que la obra se ajuste en todo momento al proyecto y debe estar en continuo contacto con el arquitecto. En las obras donde no hay aparejador, el arquitecto asume las dos responsabilidades. También del control de calidad de materiales y de la seguridad y salud en el trabajo.

SITUACIONES IMPREVISTAS DURANTE LA OBRA

Antes de comenzar la obra, se hará un ESTUDIO GEOTÉCNICO DEL TERRENO, ya que el tipo de suelo es determinante en la ejecución. Aunque a veces, por nuestra experiencia,  ni con este estudio, estamos a salvo de cualquier imprevisto.

Si por circunstancias imprevistas y ajenas al proyecto, no fuese posible ejecutarlo como se preveía. Se deberá parar la obra y ponerlo en conocimiento del promotor y el arquitecto para que se tomen las medidas oportunas y se modifique, si procede el proyecto. Esto puede ser debido a terrenos que impidan un exceso de excavación y por ello afecte a la estructura, o bien por hallazgos en las excavaciones, cimentaciones anexas inseguras, nivel freático… etc.

CERTIFICADO FINAL DE OBRA

Es el certificado que el arquitecto emite una vez finalizadas las obras. Con éste certificado, se solicitará CEDULA DE HABITABILIDAD Y LICENCIA DE PRIMERA OCUPACIÓN.

Esperamos que esta tercera parte de la GUÍA DE LA CONSTRUCCIÓN creada bajo la propia experiencia de STRUCK arquitectos & ingenieros, les pueda ayudar para empezar con buen pie la construcción de la vivienda deseada. Si además de ésta guía, necesitara aclaraciones o información extra, no dude en contactar con nosotros a través de Info@struckarquitectos.com. También puedes rellenas los datos de CONTACTO y te llamaremos.

Aquí tienes enlaces a la primera y segunda parte de ésta guía:

GUÍA DE LA CONSTRUCCIÓN I. El terreno y el proyecto

GUÍA DE LA CONSTRUCCIÓN II. Gestión urbanística

2017-03-12T22:53:51+00:005 febrero, 2017|Información de interés, Sin categoría|